Sunday, February 05, 2017

"No se hable más"

Ya todos en el comedor, fueron sentándose acompañando los movimientos con sonrisas. La tele estaba prendida en un canal informativo.
-¿Si paramos con tanta noticia? ¿Quieren saber que Macri está destruyendo el país? Sigamos escuchando esto, entonces- dijo Cecilia, buscando entre las almohadas de los sillones el control remoto.
César, otro docente, silbó a manera de reprobación. Antes había comentado al pasar: “El día que devuelvan todo lo que robaron los Kirchner, esto será mejor”.
Bruno se sintió molesto por la hipocresía de ambos, pero sobre todo por la hipocresía de los macristas que hablan de republicanismo y hacen lo contrario a ello, y porque hablaban de que los Kirchner hicieron la brecha entre los argentinos, pero en realidad, la andanada de odio venía de ellos. Pensar todo esto, pensar la política desde lo emocional lo desgastaba.
En esto, intervino rápidamente Albano: “Política no, eh. Además ellas no lo van a entender (señala a las europeas). Poné algo en youtube”, le ordenó a Cecilia.  
-Ay sí. Pongamos música. –respondió Cecilia. -¿Qué les gusta a estas chicas?
Todos las miraron. Ellas, que ayudaban a acomodar platos, cubiertos, servilletas o a mirar algunos raros adornos hechos con conchas marinas que estaban sobre un aparador, se quedaron pensativas. 
-Nos gusta la música clásica. Pero por nosotras, ahora, estaría bien cualquier cosa que se escuche en los asados- respondió la alemana, haciendo un notable esfuerzo para que sus consonantes no sonaran tan fuertes.

-¡Listooo! No se hable más. Vamos con las chacareras del gordo Alfredo Abalos –dijo Albano, dejando la carne para teclear en la computadora conectada al televisor de grandes dimensiones.

Precursor del grunge

En aquella época, cuando tenía unos 13 o 14 años, incluso menos, cuando tenía 11 o 12 años, yo fui el precursor del grunge y nadie se ent...