Monday, January 30, 2017

"Debimos haber sido", guión de corto

                                                                           
                                                                           
                                                                           
             
Actor caletense, Jorge Montoya, en el papel principal, del corto filmado en la UNPA UACO. Año 2015
Guión Debimos haber sido Escrito Por: Marcelo del Valle Romero
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
          ESCENA INTERIOR DIA                                              
                                                                           
          Rodolfo Salinas está dentro de una habitación de un lugar        
          que parece ser un derruido centro de salud mental, de            
          recuperación de traumas post-guerra. Viste casaca y pantalón     
          militar de marina de guerra arruinada, sucia y con algunos       
          agujeros.                                                        
                                                                           
          Su mano planea sobre un charco o un hilo de agua que hay en      
          el suelo. Y hace un ruido con su boca, como de niño que          
          juega a que una nave planea sobre el agua.                       
                                                                           
          Deambula, da vueltas, apoya su frente sobre la pared mirando     
          al vacío, se tira al suelo.                                      
                                                                           
          Se pone a llorar, y mira hacia arriba, hacia todos lados.        
                    Flashback sonoro: Se escuchan                          
                    sonidos de recuerdos, voces de                         
                    mando, recuerdos de guerra,                            
                    "Sargento Salinas, ahí!", grita un                     
                    militar superior. "Almirante, no se                    
                    puede!", responde Salinas. "Es ahí.                    
                    ¡Vamos a volar!", grita el                             
                    superior. Ruido de motor de avión                      
                    que se acerca. Estallido fuerte,                       
                    sonido ensordecedor, un silbido                        
                    como cuando se rompen los                              
                    tímpanos).                                             
                                                                           
                    Silencio.                                              
                                                                           
          Salinas se queda un segundo inmóvil. Y comienza a hacer          
          venias, repetidas veces, mirando hacia la nada o hacia un        
          supuesto horizonte. Y luego, repentinamente, cesa de hacer       
          venias y su rostro cambia, se hace más enérgico. Descubrió       
          algo.                                                            
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    ¡Oigan! ¡Oigan! ¡Ya sé! ¡Ya sé                         
                    todo! Les juro que ya lo sé.                           
                                                                           
          Nadie le responde desde afuera de la habitación.                 
                                                                           
          Salinas apoya la oreja sobre la puerta.                          
                    Ruidos de una casona enorme, que                       
                    tiene múltiples ruidos, se escuchan                    
                    voces de otras personas encerradas                     
                    (Aquí se puede aprovechar para la                      
                    ilación con las otras historias de                     
                    la webserie, con algún plano                           
                    similar o usando voces de los otros                    
                    cortos), goteras, pasos, murmullos.                    
                                                                           
                              (MÁS)                                        
                                                                           
                                                            (CONTINÚA)     
          CONTINÚA:                                               2.       
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                              SALINAS (continúa)                           
                    Se escuchan pasos.                                     
                                                                           
          Alguien se acerca a la habitación. Pero no abren la puerta,      
          que tiene una "abertura" rectangular pequeña, o "mirilla"        
          desde donde lo miran o lo hablan a Salinas.                      
                                                                           
                              VOZ                                          
                         (Desde afuera. Es una voz de                      
                         mando)                                            
                    ¿Lo sabés? Nos decís qué pasó, por                     
                    qué fuimos derrotados y tendrás tu                     
                    salida.                                                
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    !Sí! ¡Lo sé, por fin!                                  
                                                                           
                              VOZ                                          
                    Esperá. Ya buscamos a alguien.                         
                                                                           
          El de la voz se retira.                                          
                    Suenan pasos alejándose.                               
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (Se queda a la espera.                            
                         Hablando para sí mismo)                           
                    El problema es que fuimos peces, el                    
                    problema es que fuimos peces.                          
                    ¡Peces! Qué tontos. !Peces!                            
                    ¡Pescados! Imbéciles fuimos. No era                    
                    eso lo que había que ser. No. No.                      
                    ¡No!                                                   
                                                                           
          Mientras hace su monólogo desesperado, la habitación va          
          quedando a oscuras.                                              
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    Pero... ¿qué era lo que debíamos                       
                    haber sido?                                            
                                                                           
          Por un hueco de la pared entra sólo una luz, símilar a la        
          luz lunar.                                                       
                    La habitación, de pronto, se llena                     
                    de sonidos de pájaros, canciones                       
                    sobre pájaros, o música clásica                        
                    sobre pájaros (sugerencia: Pájaro                      
                    de fuego de Stravinski).                               
                                                                           
          Aparecen plumas suspendidas en la habitación.                    
                                                                           
                              MUJER                                        
                         (Desde fuera de la habitación,                    
                         desde la mirilla)                                 
                              (MÁS)                                        
                                                                           
                                                            (CONTINÚA)     
          CONTINÚA:                                               3.       
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                              MUJER (continúa)                             
                    ¿Qué había que haber sido? ¿Ya la                      
                    tenés a la respuesta?                                  
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (Duda)                                            
                    Eh... Sé lo que no deberíamos haber                    
                    sido. Por eso...                                       
                    morimos...murieron... todos.                           
                                                                           
          Entra la Mujer y cierra la puerta rápidamente. La Mujer          
          tiene una vestimenta de "enfermera" o guardapolvo blanco.        
          Pero tiene plumas en sus manos, tiene pico de pájaro, cabeza     
          de pajaro. La mujer lleva una jeringa vacía en una de sus        
          manos, y en la otra un frasquito (ampolla) con líquido. Está     
          a punto de inyectarle algo en el brazo, pero se queda            
          esperando.                                                       
                                                                           
                              MUJER                                        
                    ¿Y? ¿Creés que los muertos son                         
                    porque sí? ¿Que no nos ayudan a                        
                    saber la verdad?                                       
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (La mira aterrorizado)                            
                    ¡Sos un pájaro!                                        
                                                                           
                              MUJER                                        
                         (Lo mira decepcionada)                            
                    Deberías mejorar. Asi no se sale.                      
                    Queremos que te recuperes. ¡Pero                       
                    así no!                                                
                                                                           
          La mujer guarda la ampolla en su bolsillo, no la usa. Se va.     
          Cierra la puerta con fuerza y pone llave.                        
                                                                           
          Salinas se queda sorprendido en la habitación. Luego se          
          acurruca en un rincón de la habitación.                          
                                                                           
                              SALINAS (CANTURREANDO)                       
                    "Tras su manto de nebliiinas...".                      
                                                                           
          Quiere llorar, pero en lugar de un llanto humano le sale un      
          llanto de perrito abandonado.                                    
                                                                           
          Se vuelve a oscurecer la habitación.                             
                    Se escucha muchos ladridos de                          
                    perros.                                                
                                                                           
          Se ve sombras de perros sobre las paredes.                       
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                            (CONTINÚA)     
          CONTINÚA:                                               4.       
                                                                           
                                                                           
                              MUJER                                        
                         (pregunta desde fuera de la                       
                         habitación, desde una                             
                         ventanita o mirilla)                              
                    ¿Qué es ese lloriqueo?                                 
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    ¡Escucho perros! ¡Hueles a perro!                      
                                                                           
                              MUJER                                        
                         (Sigue hablando desde fuera)                      
                                                                           
          Debería darte vergüenza. Casi no hay perros. Decinos de una      
          vez cuál fue el error de haber llegado a aquel desastre.         
                         (Luego de unos segundos, se                       
                         escucha otra vez que la mujer                     
                         se retira)                                        
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (Habla para sí mismo. Da                          
                         vueltas, se golpea la cabeza                      
                         cuando habla, hace la venia,                      
                         se mueve rápido)                                  
                    No la encuentro a la respuesta.                        
                    Sólo sé que no debíamos ser peces,                     
                    sólo sé que no había perros.                           
                                                                           
          Se vuelve a oscurecer la habitación.                             
                    Se escucha voces, voces humanas,                       
                    muchas voces, voces distintas.                         
                                                                           
          Luego, entra la Mujer, pero en forma humana, con uniforme de     
          enfermera o de médica. Entra y cierra rápidamente la puerta.     
                                                                           
                              MUJER                                        
                         (lo agarra de la solapa)                          
                    Dale. Sos el único que puede                           
                    decirnos en qué nos equivocamos.                       
                    Decilo y te recuperás.                                 
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    Ni pez, ni perro. (Duda). ¿Humano?                     
                    Te veo. Veo la realidad. Tenés que                     
                    dejarme ir. Veo la realidad. No sé                     
                    la respuesta pero sé qué eres:                         
                    humano, hombre.                                        
                                                                           
                              MUJER                                        
                                                                           
                              (CON GESTOS DE CANSANCIO)                    
                    Estás a punto de saber la realidad.                    
                    Pero veo que todavía no. Soy                           
                    humano. Pero no soy un hombre. Soy                     
                    una mujer.                                             
                                                                           
                                                                           
                                                            (CONTINÚA)     
          CONTINÚA:                                               5.       
                                                                           
                                                                           
                                                                           
          La mujer se retira de la habitación, cierra la puerta con        
          llave. Queda Salinas pensativo, aunque igualmente tenso. Se      
          agarra la cabeza, da vueltas sobre la habitación.                
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    Por acá debe estar la respuesta.                       
                    Tanto encierro, tanta jaula. Así                       
                    estábamos en el buque, como                            
                    sardinas. Y vino una gaviota de                        
                    metal y zas. Qué equivocados en                        
                    rangos, qué equivocados estuvimos                      
                    en ser peces, en ser perros, en ser                    
                    hombres.                                               
                                                                           
          La habitación vuelve a quedar en penumbras. La luz lunar es      
          más potente.                                                     
                    Se escucha voces celestiales: coros                    
                    angelicales, voces de dioses,                          
                    cantos de sirenas, alaridos                            
                    divinos.                                               
                                                                           
          Entra la mujer y cierra la puerta. Esta vez viste una túnica     
          de color claro, como el de una sacerdotisa; toda su              
          apariencia es armónica, el maquillaje, la vestimenta, la         
          forma de caminar, la respiración suave, la voz tranquila.        
                                                                           
                              MUJER                                        
                    Te vengo a ayudar con la respuesta.                    
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (Hace una venia, casi                             
                         maquinalmente)                                    
                    Eres de un rango superior.                             
                                                                           
                              MUJER                                        
                    Cada día paso por todos los rangos.                    
                    No te preocupés por mí. Creo que ya                    
                    sabés que tu mente no está en el                       
                    sitio. Tu mente está dislocada,                        
                    fuera de lugar. (Salinas se va                         
                    decayendo). No te entristezcas. Eso                    
                    significa que no tienes rango fijo.                    
                    Podés elegir sin límites. Eso te                       
                    abrirá la puerta.                                      
                                                                           
          La mujer se retira nuevamente, y cierra la puerta con llave.     
          Salinas se queda calmo, muy reflexivo.                           
                    Se escucha de nuevo las palabras de                    
                    la mujer: "Cada día paso por todos                     
                    los rangos". Y las palabras de la                      
                    misma mujer cuando era pájaro:                         
                    "¿nos ayudan a contar la verdad?".                     
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                            (CONTINÚA)     
          CONTINÚA:                                               6.       
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                              SALINAS                                      
                         (Golpea la puerta)                                
                    Ya lo sé. ¡Juro que ya lo sé ahora!                    
                                                                           
          La mujer con túnica regresa, abre la puerta suavemente. Se       
          queda en la entrada, con la puerta abierta y se queda en         
          silencio. Esperando que Salinas hable.                           
                                                                           
                              SALINAS                                      
                    Como siempre pasa, la respuesta                        
                    estaba en todos lados. ¡Hasta en                       
                    mí! ¡Hasta en la habitación! ¡Hasta                    
                    en mis camaradas! ¡Elijo ser                           
                    pájaro! Un pájaro sobre el mar. ¡Y                     
                    sí, debimos haber sido pájaros!                        
                                                                           
          La mujer sonríe. Se va, y le deja la puerta abierta.             
                                                                           
          Imagen de un pájaro planeando sobre el mar, sobre la costa       
          de Caleta.                                                       
                    Se escucha la voz de Salinas                           
                    jugando con su boca, como en el                        
                    comienzo, haciendo un ruido como                       
                    cuando los niños juegan a que                          
                    planean en avión.                                      
                                                                           
          En la habitación, con la puerta abierta, sólo está el            
          uniforme de Rodolfo, hasta los borceguíes, en un rincón,         
          dejado allí como si él se hubiera desvestido rápidamente y       
          hubiera dejado la ropa desordenada. Algunas plumas también       
          hay en el suelo.                                                 
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           
                                                                           

No comments:

Precursor del grunge

En aquella época, cuando tenía unos 13 o 14 años, incluso menos, cuando tenía 11 o 12 años, yo fui el precursor del grunge y nadie se ent...