Thursday, March 31, 2016

Obama y Macri, forzados a significar algo el 24 de Marzo


El 24 de marzo de 2016, con Obama en la Argentina, en una visita inoportuna. El presidente norteamericano llega luego de su visita a Cuba, y en Buenos Aires tiene que improvisar una acción para ponerse a tono con la fecha que recuerda la muerte de miles de personas a manos del Terrorismo de Estado, aupado por el gobierno estadounidense de ese entonces.
Un acto de significación forzada, igual que la que propuso Macri. Ambos, obligados, casi solos, tirando flores a las víctimas del terrorismo estatal. Y Macri, avalado siempre por la rancia derecha del diario La Nación y la derecha liberal del diario Clarín, habló de los crímenes de la dictadura como parte del “enfrentamiento” entre argentinos. Ese relato superficial de la “división” de los argentinos, para hablar de la era K, también lo usa para la dictadura. Y no es lo mismo.
Los organismos de derechos humanos se han dado cuenta de ello, por lo que decidieron no participar de esa mímica, y realizaron un acto que fue ninguneado por los medios mencionados.
Lo cierto es que el acto de Obama y Macri no fue el de dos paladines contra la dictadura. No sabemos por Obama en sí, pero él es en definitiva el referente de ese gobierno que avaló y enseñó a todos los dictadores sudamericanos de esa década.
Y Macri, ¿acaso no es el representante de ese gran empresariado argentino que estuvo muy cerca del gobierno militar, haciendo pingües negocios? Por eso hoy se dice: dictadura cívico-militar.
Obama, eso sí, mencionó a algunas excepciones de norteamericanos que han actuado con valentía y denunciando lo que pasaba en la Argentina, como Bob Cox del The Buenos Aires Herald; o a Jimmy Carter. No mencionó la maldad de Henry Kissinger o de la CIA.
Con las buenas intenciones no alcanza.
Y por otra parte, no sabemos lo que hace el gobierno americano en otros países en la actualidad. Sabemos lo que hizo antes para derrocar a Salvador Allende, lo que quiso hacer con Cuba, y el Plan Cóndor de implantar dictaduras.
No fue una fecha feliz para que venga Obama, por más que estúpidamente algunos canales de televisión pongan “obamanía”.
Estados unidos nunca nos ha tratado como país soberano, como “País hermano”.

Por más que diga Macri que no se “alienará automáticamente”, ha dicho alborozado que nos “metemos en el mundo”. Es una alineación a EEUU, unas relaciones carnales menos obscenas en sus gestos que la del menemismo. Y una política exterior diferente a la del kirchernismo, el cual buscaba las relaciones horizontales con las BRICS, Mercosur, hasta con países más pobres de Africa. 

Precursor del grunge

En aquella época, cuando tenía unos 13 o 14 años, incluso menos, cuando tenía 11 o 12 años, yo fui el precursor del grunge y nadie se ent...