Monday, July 28, 2014

Crisma en la morgue




Y el forense habló de la persona que murió. Dijeron que era Sarmiento, otros que era Romero. No se supo por un par de días. Allí estaba el cuerpo, y al lado, en una bandeja sobre mesa de mármol, las anotaciones del médico:


“Corte en el hemiciclo izquierdo con profundas penetraciones en el axial, cismas en la crisma amoratadas, y en el abdomen también, sin obviar el periárdico violáceo, y las intercesiones en dos metacarpos. Severa lesión en la región occipital con pérdida de la hombría (dúdase de la antigüedad de esta última lesión)”.

Wednesday, July 02, 2014

Chat sobre la paroxetina

Cuadro de Stephen Neil Gill. "Untitled"

- Priviet!

-Priviet, Ulya!

-Tengo a los Karamázov en edición de España.

-Vuelvo a pensar, por más que quiera avanzar con los Hermanos Karamázov. La bomba o lo que sea. Imaginate. Me conocerán en Kirguizia, me conocerán en la India, y en Sudáfrica. Estaré muerto. Pero me conocerán. Seré la inspiración para muchos erostráticos.

-Ja. Bebe algo bueno.

- De veras te llamas Ulya y vives en Píter?

- Si vienes a Píter lo develarás! …

-…

-Sigue mi recomendación. Bebe un vodka. Y luego, puedes ir adonde quieras y sin aliento a alcohol.

- Ja. Me tomo el Aropax (Paroxetina) robado. Qué 20 miligramos. Me tomo 40 miligramos, y se difundirán, como la otra vez, ramificaciones de bienestar por todas mis partes. Por mis dedos, y hasta en mi yema de un dedo había bienestar cuando tocaba mi ropa, y había bienestar en mis encías, y en mi piel grasosa que parecía repararse sola.

- Es una pastilla mágica?

-Algo así. Sucede que esta pastilla, al cabo de unas horas, inhibe que se recapte la serotonina, entonces, la diosa Serotonina se expande, se difunde por el sistema nervioso y llega hasta los músculos faciales, incluso. Tu cara se torna como la de un señor muy alegre. La piel grasa deja de serlo, quizás palidezcas al comienzo, pero qué agradable. Pareces una persona más prolija, y puedes sonreír, a pesar de que tengas una sonrisa horrible, pero puedes sonreír sin culpa, y tienes ganas de bailar, bailar sobre todo mucho pop, puedes amariconarte, y no está mal. Quieres poner a todo volumen Cher, o Shakira.

-Qué mágica Paroxetina. Un mundo feliz.

- Si. Es más, puede venir alguien a insultarte pero ya tienes serotonina, entonces, con eso, te aseguras de que no vas a reaccionar violentamente, ni depresivamente, ni oscuramente. Un insulto, una broma del otro antes del Aropax te escaldaba los tuétanos, te pinchaba el espíritu, te hacía trizas el sistema. En cambio con la Paro, querida Paro, eso no sucede así. Te enojas con el insultador de turno, pero es sólo un segundo porque , como tienes serotonina sin que se recapte, piensas que no es contra ti, o si es contra ti sabes que el problema es de quien insulta.

- Lentitud de Internet. Mn'e pará. Paka.

-Paka

Tuesday, July 01, 2014

Domina la baba

Obra de Stephane Villafañe. "So far-away XXI".



Uno de sus máximos problemas era la incontinencia que, según él mismo discurría comiendo mandarinas a la siesta, tendría su raíz en la puerilidad envolvente de su personalidad.


Decía para sus mientes: “La incontinencia lo convierte a uno en un niño juguetón, bramante, rabioso, burbujeante, de berridos constantes. A cada cosa que descubro sobre mi ser me digo: ‘¡Cómo no me di cuenta antes!”.

Y no, no se daba cuenta ni antes, ni ahora. Hay una gran parte del día en la que actúa como un autómata, un alguien poco consciente de sus actos y de sus palabras, de sus gestualidades.


Se da el caso de estar mirando, o estar de pronto quedándose súbitamente “paulatinamente cayendo como vaca como ciego como bobo opa opa baba baba sobre la comisura de los labios, regodeo regodeo perreo perreo mental archeopterizacion matraca masturbante mental boquiabierto martilleo suave, como de goma, y ansí, bajando la corriente, siendo cayendo bubaa bubaaa, que te duermes, que me duermo, bubaaaa bubaaaaaaaa abre la boca gigantesca, enorme, como de un pozo negro que si tiene fondo, no se puede ver ahí …


Eso soy eso soy eso soy y eso seré por estúpido pelotudo maltratado al pedo como pelotudo boludazo. Te pegan con la boleadora de piedra en el cráneo y crrraaaac, crrrraaaac, cagate por pelotudo, se te hace añicos el cráneo, se rompe todo, y las astillas del cráneo perforan el cerebro y todo el líquido raquídeo y demás grises y rojos manchan lo que haya debajo, y así mueres. Bubaaaaa bubaaaaa buaaaaaaa, tengo ganas de llorar, no tengo ganas de ser un cómico. Después de todo, la maldad esta de retorcerse delante de todos es porque extraño a mamaaaa, y no salir de allíiii”.



Y también a Sarmiento le traban las emociones disparatadas, las temerarias y ensoñantes, las que se van de mambo, las que se van al mazo, las que picotean aquí y allá, las que son como los tordos –desovan en nidos ajenos-, las ideas saltimbanquis.


“El peligro que hay, cuando las ideas son manejadas por las emociones, es que se inflan e inflan y explotan y quieren llegar a terminar con todo para ser una nada volátil y que ya nadie recuerde el paso por el universo, o el universo mismo (¡a la mierda con el todo!); o por el sólo hecho de que nos gusta tomamos otro camino y quedamos así, como cuando no sabíamos cómo salir de Trelew y protestaba dentro del auto”.

Insultar al viento

Día 3 Suele ser inútil la pregunta de por qué el odio. Pero tiene algo de adicción hacérsela. Empezaré a caminar. Día 4 Caminé, cami...